Make your own free website on Tripod.com

Arasgael, también conocido como el Señor del Terror, es el nombre de la criatura del módulo "Terror de las Profundidades" y es, ante todo, una criatura muy muy antigua. En realidad, Arasgael es una criatura tan antigua como el tiempo mismo, pues es lo que los hombres llamarían "un demonio", en el sentido más literal de la palabra. No es el más poderoso de los suyos, pero su poder no es despreciable, precisamente.

Tras ser atrapado hace milenios y forzado a proteger los pergaminos que aparecen en dicho módulo, Arasgael ha vuelto a despertar a un mundo que no entiende. Sin embargo, el escaso tiempo que ha pasado despierto lo ha aprovechado mucho, y ha aprendido muchas cosas sobre este Sexto Mundo. Esto le está valiendo para aprender a moverse entre nosotros, aunque aún le queda mucho por aprender.

En cualquier caso, ahora ha perdido los pergaminos (consultad dicho módulo) y eso es algo que no se puede permitir. Pero las cosas hay que hacerlas con calma. Ha fortalecido su base en la isla y se ha hecho más fuerte, despertando alguno de sus poderes, que todavía dormían cuando Latten y los demás entraron. En breve estará en condiciones de recuperar lo que era suyo para proteger.

Personalidad:
Arasgael no es especialmente sádico ni salvaje, por mucho que los runners puedan pensarlo. Hace las cosas de la manera más efectiva posible, y eso le llega. Sin embargo, conoce el poder que el terror tiene sobre la psíque metahumana, y eso es algo que le permite mucho juego. En cualquier caso, irá hasta cualquier extremo para recuperar los pergaminos, pues su existencia depende de ello (a eso le fuerza el pacto que hizo hace milenios). Es también un poco retorcido cuando quiere, y puede querer jugar con sus víctimas antes de acabar con ellas si ve algún provecho en ello, especialmente si quiere causar terror, fortaleciéndose con ello. Además, es muy confiado, y planea las cosas meticulosamente, empleando el tiempo que haga falta en ello.

Apariencia:
En su forma natural, Arasgael tiene una apariencia fluída, como si estuviera compuesto de un líquido oscuro que se moviese por todo su cuerpo. Se mueve con movimientos gráciles y atractivos y podría ejercer un cierto hipnotismo sobre ciertas personas de mentalidad más oscura.
Sin embargo, ya ha aprendido que esa apariencia no es apropiada para los tiempos que corren, por lo que ha aprendido cómo modificarla. Normalmente adopta la de un ejecutivo rubio y atractivo, de facciones severas y sensuales, vestido con Armanis (cogidos del ropero de las ruinas donde habita). Sin embargo, alguien que lo hubiese visto antes podría notar algo en sus ojos, que mantienen un poco su cualidad de ser fluidos. Además, aunque él no tiene aura, ha aprendido a crear la ilusión de un aura en el espacio astral, de manera que la gente no note nada especial en él.

Poderes:
Empecemos por el principio. Arasgael es inmune a cualquier clase de ataque. Lo único que se puede hacer ante él es correr o intentar atraparlo con los antiguos sellos de los cazadores de demonios. El hecho de carecer de aura hace que sea inmune también a la magia, incluso cuando se pone el aura falsa, precisamente porque esta es falsa.

Además, Arasgael controla el terror que emana de las gentes o lugares. Ahora ya lo puede moldear a voluntad, incluso hacerlo físico, de manera que puede crear guardianes hechos de terror mismo. Hay que tener en cuenta que estos guardianes si que tienen aura (el terror es una emoción y, como tal, se refleja en el espacio astral) y son vulnerables a ataques en el espacio físico como si fuesen espíritus. En cuanto a su poder, depende de la cantidad de terror que Arasgael  haya destinado a su creación, y pueden ir desde simples espíritus de energía 1, a enormes monstruosidades más allá del poder de cualquier grupo de runners. Sin embargo, crear estos monstruos gasta el poder de Arasgael, que tiene que emplear el terror que atesora, por lo que se lo piensa mucho y suele emplear criaturas del nivel apropiado al grupo o un poco mayor, ahorrando con ello la máxima cantidad posible de terror.

Arasgael se puede teleportar, como hacen los espíritus libres, a cualquier lugar que haya visitado con anterioridad.

Por si fuera poco, sus Atributos son monstruosos, dignos de uno de los Grandes Dragones, por lo que puede llevar a cabo tremendas proezas de fuerza o resistencia.

Finalmente, su poder más devastador es el manejo del terror de una manera más sutil que la de crear guardianes. Así, por ejemplo, podría crear una ola de terror (perceptible en el astral como eso) que ataque a una persona y le destruya su voluntad, volviéndola loca de terror, haciéndola huir, o lo que él desee.

Con el ascenso en la cantidad de Miedo que ha cosechado, Arasgael ha activado otro de sus poderes: la capacidad de crear ilusiones basadas en los miedos de los individuos presentes. Así, por ejemplo, en una sala donde esté él y gente que sepa quién es él (enemigos, por ejemplo) puede crear la ilusión de que no hay ventanas ni puertas, pues quedarse sin escapatoria ante él es un miedo recurrente en todo el mundo.

Arasgael todavía tiene más poderes, más terribles y grandiosos, pero todavía no los ha podido despertar porque el nivel de mana no ha ascendido lo suficiente.