Make your own free website on Tripod.com

El primer detalle a tener en cuenta es que el astral, en contra de lo que muchos creen, no se ve. Bueno, al menos, no se ve exclusivamente. Y este es, probablemente, el detalle más peliagudo del asunto. ¿Y por qué digo esto? Bueno, la prueba de que no se ve únicamente es que un mago ciego continúa viendo el astral, de manera que es obvio que no se ve con los ojos. Sin embargo, los espejos reflejan el astral, y los prismáticos (de lentes, no los electrónicos) hacen que veas más lejos. ¿Y dónde nos deja esto?

Bueno, esa es la pregunta del millón. El astral ni se conoce ni se comprende, para empezar. Pero los PJs, para variar, no se conformarán con eso. Así que, la explicación más sencilla, es que se ve con un tercer ojo o, quizás mejor, con un sexto sentido en el mejor sentido del término, localizado entre los ojos o sobre ellos, o como veas. Si los PJs no se meten en ese tipo de preguntas, no des respuestas, sólo pueden traer problemas. Así pues, queda claro que describir el astral implica algo más que describir lo que se ve. Aquí entra un segundo detalle en juego, el hecho de que el astral es la impresión de las emociones en el mundo. Pero a lo que íbamos, a describir el astral.

Tenemos así, que el astral es cierto que hay que describirlo con imágenes. Así, los objetos físicos, no vivos, son opacos, como la paredes, y que los espejos reflejan (un detalle muy a tener en cuenta a la hora de lanzar magia). Cuando describas el astral, sin embargo, hace falta recurrir a más cosas que eso. El astral es un mundo en si mismo, y todos los sentidos pueden acercarnos a esos sentimientos, o proporcionarnos ciertos rasgos de percepción.

Además, no sólo podemos recurrir a las sensaciones físicas. He encontrado especialmente útil y apropiado el describir el astral por las sensaciones que transmite. Esto no sólo se puede hacer con salas (por ejemplo, una sala con una cuenta de fondo de 1 debido a un asesinato podría ser descrita como "sientes violencia, dolor, placer, todos entremezclados en una mezcla insana que te marea", o cualquier variante por el estilo) pero también con las auras ("el hombre de enfrente transmite una tranquilidad, una paz de espíritu y equilibrio que no habías visto antes fuera del Templo"). Y describe con terrible destrucción los vórtices de mana, tormentas, y cualquier otro fenómeno con que se puedan topar en el astral.

Luego están los objetos. ¿Cómo es un foco, si no tiene sentimientos, pero está despertado al astral? Pues no lo sé, eso tendrás que verlo tú, sin embargo, aquí van un par de posibilidades. Primero, un objeto, por carecer de sentimientos, podría percibirse como algo frío, que transmite una sensación de no pertenecer a este lado, o algo así. Esto podría traer problemas la primera vez que se lo pongas a los pjs, ya que es probable que lo interpreten como que es algo maligno, avísales para evitar confusiones.

Una segunda opción consistiría en que (como en vampiro) describieses las sensaciones más fuertes que alguien ha experimentado mientras lo llevaba puesto (borrando las más modernas las anteriores). Así, si alguien llevándolo puesto (pongamos un anillo) siente un gran amor pues se encuentra con su enamorada, este anillo transmitiría amor hasta que alguien (llevándolo puesto) le imprimiese una nueva sensación (ten en cuenta que se irían debilitando con el tiempo). Ten cuidado con esto, pues se puede obtener una cierta información así: si lo tienes planeado de antemano puede ser un gran golpe de efecto, pero puede ser un problema si te pilla en un renuncio.

Pero hay que tener en cuenta un pequeño detalle cuando describimos el astral: lo que es en el físico de una manera, no tiene por qué ser igual en el astral. Recuerdo el ejemplo del Grimorio de la Segunda Edición, donde el viejo maestro del mago, en astral resultaba ser un imponente guerrero. Obviamente, esto tiene un límite, o sino leer auras sería imposible, pero hay que recordar que los atributos mentales/sociales son los atributos físicos en el astral. Así que juega con esto para desconcertar a la gente, como elemento de trasfondo, o sólo como un detalle. Sin embargo, no te recomiendo que lo uses para fastidiar a los jugadores, sólo conseguirá que se molesten.

Finalmente está el tema de los elementales que haya en el astral. Son seres sentientes, pero de una mente extraña y alienígena para los humanos. Siéntete libre de hacer que generen cualquier sensación en el que les observe, desde miedo, a amor, a cautela, o a lo que se te pase por la cabeza. Los espíritus ya son harina de otro costal, y la sensación que transmitiesen debería ser acorde al lugar donde se le invoque, no es lo mismo un pequeño parque de ciudad que una enorme estepa india. 

Así pues, a modo de breve conclusión, se imaginativo la próxima vez que alguien se proyecte o simplemente perciba el astral, dale una sorpresa. Es importante resaltar la diferencia entre los tres mundos (real-astral-matriz), pues sino el juego pierde gran parte de su encanto.