Make your own free website on Tripod.com

Las bolsas de los distintos países son una máquina de hacer dinero en la que los personajes, probablemente, acabarán entrando. ¿Por qué? Pues por distintas razones. Primero está el hecho de que algunos Johnson pagan a sus hombres con acciones, bien de su corporación o, más habitualmente, de otras. Luego está el hecho de que, invirtiendo poco a poco, puedes ir blanqueando el dinero que te llega con los runs. Por que, ¿a qué ahora que se han comprado un SIN no han encontrado la manera de blanquear el dinero? Pues a Hacienda le va a encantar esa fuente de ingresos no declarada...

Así que vayamos por partes. Lo primero que hace falta para invertir en bolsa es un SIN, obviamente. Sin SIN no hay ninguna identidad que pueda ser la dueña de dichas acciones. Así que hay que empezar por aquí. Luego está el hecho de que hay que dedicarles un mínimo de atención. Esto se puede hacer de diversas maneras:
1) Teniendo acceso a una fuente de información actualizada sobre el estado de la bolsa, véase un periódico de economía, un canal similar en el trídeo o un buen nodo (legal o no) en la Matriz.
2) También se puede contratar a un corredor de bolsa, que se encargue de todo por ti.

Y es que los corredores de bolsa son el método más extendido de negociar en los mercados mundiales. Son un grupo de gente que se dedica a especular con las acciones de otras gentes, a cambio de un porcentaje de un beneficio (normalmente entre el 5 y el 25 %). Obviamente, cuanto mayor sea la cantidad que juegues, más atención le prestará el corredora ellos para no perder un cliente mucho más interesante.

Bueno, y ahora veamos la mecánica que yo he introducido en mi campaña para encargarme de esto rápida y efectivamente. Cada mes, cuando se cambia, junto al pago de los estilos de vida y todo eso, el master tira tras la tabla por las acciones, una vez por jugador (porque sus acciones son distintas y, mientras bajan las de uno, pueden subir las de otro). La tirada va así:
3 o menos, las acciones bajan.
4 o más, las acciones suben.

Ahora hay que calcular cuanto suben o bajan. Aquí es donde está la división: la gente puede invertir arriesgadamente o a asegurar. Así pues, se tira 1d6 y se multiplica por 5 para hallar el porcentaje de variación en su valor (si es una inversión arriesgada). Si es una inversión segura, el total se divide entre dos. Es el mismo proceso tanto si suben como si bajan.

Por último, a cualquiera de estos chequeos, el master puede aplicarle los modificadores que quiera. Si en los noticiarios o donde sea dices que la bolsa está bajando, puede que la tirada sea:
1-4 para que pierdan valor.
5-6 para que suban.
O que los porcentajes de variación sean distintos, o lo que el master considere oportuno. También es útil introducir algún número en el dado que haga que las acciones no hayan variado de valor. Por último, también puedes usar dos dados de distinto color para hacer las dos tiradas juntas y ahorrar tiempo. Y ahora un ejemplo.

Bien, Standard Joe ha invertido 100.000 neoyenes en acciones seguras y el mes cambia. El master decide que la bolsa estará a la baja este mes, pero que en el próximo subirá, así que chequea tras la pantalla. saca un 2 y las acciones pierden valor. Así que tira de nuevo y le sale un 4. Así que las acciones han perdido un 20 % de su valor (quedando en 80.000). Entonces, Joe le recuerda al master que sus acciones son seguras en vez de arriesgadas, por lo que el 20 % se divide entre 2, quedando un total de 10 %. Al final de mes, las acciones de Joe valen 90.000 neoyenes. Acaba de perder 10.000, y Joe espera que pronto comience el ascenso o las liquidará en breve.

Con ese sistema básico, nos encontramos que podemos jugar mucho, pero que la bolsa realmente a veces pega botes tremendos no representados por las dos clases de inversiones. Para esto entra en juego la regla de los críticos. Si en la tirada para ver si sube o baja el valor de las acciones sale un 1 o un 6, hacemos otra tirada. Si en esta segunda tirada repetimos el resultado (otro 1 u otro 6, dependiendo de la primera) la modificación de las inversiones (para bien o para mal) se dobla. Esto representa que, en ocasiones, la bolsa puede cambiar muy rápidamente por la salida al mercado de nuevos productos de la competencia. En caso de que quieras representar épocas de especial inestabilidad económica con cambias fuertes más frecuentemente (como durante el periodo de la caída de Fuchi), todo lo que tienes que hacer es ampliar el número de resultados que, en esta segunda tirada, implicarían que se doblase la cantidad (por ejemplo, 1 y 2, o algo así). Y, para representar épocas de mayor estabilidad, todo lo que tienes que hacer es que en vez de duplicar el porcentaje de cambio, sólo suba un 50% más.

En caso de que alguno de los runners sepa de economía o de bolsa, o preste especial atención a la bolsa para ver cómo van sus inversiones, deberías permitirles un Chequeo de la habilidad de Conocimiento correspondiente, o de Inteligencia en su defecto, antes de chequear. Si tienen éxito, deberías indicarle qué modificaciones van a afectar a la tirada (dependiendo del número de éxitos la información será mayor o más precisa), y que decidan antes de la tirada si van a vender o no sus acciones en previsión de una época de supuestas vacas flacas.