Make your own free website on Tripod.com

3-9-2055: Fukay abandona Wisconsin con destino a Seattle, con una identidad falsa que le durará tres meses.

22-11: Black Gun decide dejar de trabajar para Nailer como guardaespaldas para pasar a ser un de sus shadowrunners.

26-11: Wallace huye de San Francisco.

27-11: Sepherim llega a Seattle. Lo primero que hace es contactar con Nailer, y, tras presentarse, va a su piso a establecerse.

2-12: Fukay llega a Seattle el día previsto. Se establece en su casa y se presenta al fixer esa noche. De vuelta a casa es asaltado por algunos Panteras, que le roban.

16-12: Fukay, Sepherim y Black Gun son llamados para un trabajito fácil, esa noche a las 22:00 en el East-Central City Mall de Tacoma. Llegan allí sin conocerse entre ellos, y aparece un hombre para encargarles el trabajo de recuperar cierto material robado que llegará a dicho garaje en un camión a la medianoche, y ellos aceptan. El camión aparece como previsto, y la carnicería es fina, al encontrarse con la emboscada del trío de shadowrunners, que salen ilesos salvo Fukay que sufre una herida suave. Aparecen a recoger las cinco neveras portátiles, que no abrieron, pagan y se marchan con ambos camiones. Sepherim y Black Gun se marchan, mientras Fukay se queda para robarle a los cadáveres los objetos que le interesan. Aparece Lone Star y Fukay se ve envuelto en un tiroteo con dos polis. El primero muere sin apenas poder evitarlo, pero el otro consigue huir, y el shadowrunner se apresura a llegar a su piso en la moto.

18-12: Comienza a nevar en Seattle.

4-1-2056: Fukay se mete en un tiroteo en una tienda con algunos Panteras, y acaba en el hospital.

17-1: Fukay abandona el hospital, llega a casa y se equipa. Luego va al callejón donde había sido atracado por los Panteras, y elimina a cuatro de ellos, dejando a un quinto que vaya a avisar a su jefe de que no se meta con él.

20-1: Los Panteras se presentan en la puerta del edificio donde vive Fukay y le intentan cobrar, sin embargo, él consigue colocar al cabecilla del grupo como su propio escudo y consigue que huyan y lo dejen tranquilo.

24-1: Nailer llama por teléfono a Fukay, Sepherim, y Black Gun y les propone un trabajo de transporte. Deben presentarse a Coliradge en El Tabú. Allí, él les explica que los quiere contratar para un trabajo de transporte, a la noche siguiente, y que tienen de plazo hasta la tarde siguiente para decidirse.

25-1: Todos acceden al trabajo, cogen el coche que les ofrece y salen, con tres horas de plazo para llegar al puerto. Sin embargo, poco antes de llegar al lugar, se encuentran con un control policial. Aunque los policías no llegan a descubrir qué es lo que llevan, llega el Agente Smith, que, tras enviar a los agentes del control a patrullar a otro lugar, pretende registrar el coche más detalladamente. Ellos, tras ser descubiertos transportando algo, consiguen poner pies en polvorosa, y llegan sin más incidentes, al almacén del puerto. Sin embargo, mientras cobran, aparece la policía, y se monta un tiroteo. Tras reducir a los diez policías que habían venido (entre muertos y los que huyeron o se negaron a seguir luchando) continúan con el cobro. Sin embargo, mientras cobra Sepherim, aparecen dos coches patrulla más. Los shadowrunners, oyendo acercarse más coches al edificio, lanzan una cuerda a la claraboya y logran huir rompiéndola. Con Sepherim casi muerto por los disparos, logran huir, siendo internados tanto el elfo como Black Gun en un hospital de DocWagon.

(2, 15)-2: Se recuperan, por orden, Black Gun, y Sepherim.  

29-3: Nailer les encuentra un nuevo trabajo, han de ir al Black Hawk y reunirse allí con una preciosa mujer, que les expondrá los detalles. Una vez allí, ella les dice que quiere que encuentren a su esposo, un importante científico de Universal Omnitech, que ha desaparecido hace un par de días. Les entrega una foto de Charles Dunnigan, el científico, y se marcha.

4-3: Los tres comienzan a investigar por su cuenta en busca de algún indicio del paradero del científico. Fukay, mientras esperaba a un contacto, es asaltado por un Pantera, que le reta a un combate a cuchillo, y él acepta. Durante el combate, el samurai es herido de levedad. Mientras, Sepherim asalta varios nodos gubernamentales en busca de información, entre ellos la Universidad de Seattle de bioquímica, desconocedor de que Fukay ya iba hacia allí a organizar una mini incursión en busca de los mismos datos que él había robado. Sin embargo, las cosas no le fueron bien al samurai que, tras un par de errores, se vio envuelto en un tiroteo con múltiples policías y agentes de seguridad. Así pues, acabó en el hospital, casi muerto. Al enterarse de lo ocurrido, Nailer se puso en contacto con los dos que quedaban y les asignó un nuevo compañero, Jet Land.

5-3: Con toda la información conseguida, consiguieron encontrar al hermano de Charles Dunnigan, Cristal Eye, del que supieron que su objetivo se hallaba en una disco cercana. Tras seguirle, este les vio y  echó a correr, y ellos le siguieron. Sin embargo, Charles se desplomó muerto a su lado, mientras agarraba un vaso de Bloody Mary. Cogieron el vaso y Sepherim se lo dio a analizar a un doctor callejero que el conocía, mientras sus dos compañeros intentaban encontrar a la esposa. 

6-3: Con la policía buscándoles por el asesinato de Charles Dunnigan, a Sepherim le confirmaron que el contenido del vaso estaba envenenado. Con la información de que disponían de que Cristal Eye era un pequeño traficante, que tenía un  negocio con su hermano, no les fue difícil deducir que era el hombre de ojo de cristal el culpable del asesinato. Localizaron su centro de operaciones y se reunieron los tres allí. En el asalto se vieron enfrentados a varios pandilleros del Matadero, pero, al final, lograron eliminarlos a ellos y a Cristal Eye y encontrar las pruebas de que no habían sido los culpables de lo sucedido.

19-3: Fukay, casi completamente repuesto, recibe la visita de Don Maranelli, un Capo Mafioso que él conocía. Este le dice que lo tiene todo listo para que escape del hospital, pero que, a cambio, le deberá un tremendo favor que se encargará de cobrar en el momento apropiado. Fukay huye así del hospital vigilado por la policía y, a cambio de otro inmenso favor consigue que Risueño, un tecnomante que el conoce, acceda a la base de datos de la policía de Seattle y le consiga una identidad de policía durante tres días. Con ella, y los modales adecuados, el samurai logra recuperar el equipo que tenía y que la policía se había llevado al almacén.

22-3: Fukay consigue una reunión con el líder de los Panteras. Esa noche le esperan dos panteras en un coche, que le esposan, le tapan los ojos, y se lo llevan. Recupera la consciencia, esposado a una silla y con los ojos tapados. Habla con el líder de la banda y consigue un trato con ellos: ellos le dejarán tranquilo y le proporcionarán la misma "protección" que a los demás edificios, y él estará a su disposición en caso de que necesiten un favor.

14-4: Fukay, Sepherim y Black Gun reciben un nuevo trabajo de Nailer. Han de ir a un prostíbulo llamado High Lights donde están citados para cumplir un encargo de recuperación de un maletín robado. Aceptan y allí se enteran de que al contratante le ha robado un maletín, que no deben abrir, un tal John Silver. El pago será de 5.000 neoyenes, y la mejor pista para empezar que tienen es la novia de Johny, Cris, que trabaja en una zapatería cercana.

15-4: Comienzan a preguntar a los contactos, pero no saben nada acerca de un Johny Silver. A Cris se le presentan como agentes del gobierno, y ella les dice que rompió con Johny el 12, y que no ha vuelto a saber de él. Lo último que dijo el muchacho mientras se alejaba sonaba algo así como "queen Mary". Al salir, a cuerdan que Sepherim se dedicará a buscar qué es eso de "queen Mary" por la Matriz, mientras los otros dos buscan por la zona a ver si es algún local del lugar.

16-4: Sepherim les llama diciendo que el Queen Mary es un barco anclado en el muelle 12-J del puerto de Seattle. Que organizará una incursión en el nodo de gestión de registros del puerto cuando haya descansado un poco. Los dos guerreros van al puerto, y comienzan a observar el barco que, por lo que les dicen los de la zona, lleva atracado allí tres años. Sepherim llama pasado el día para darles todos los datos recavados del barco, tres bodegas, en mal estado,.... Esa noche, los tres asaltan el barco, entablando un tiroteo con los del interior. Al final, medio muertos los tres, reducen a sus rivales dejando a uno con vida: Pyong-See-Hunch, líder del Anillo de Muerte, un anillo de Seoulpa. Este les dice que envió el maletín a China, en un avión que había salido del aeropuerto poco antes. Así pues, llaman al contratante y le exponen lo que ocurre. Este acepta a pagarles el avión y once mil neoyenes más, y decide que quiere ampliar el número de shadowrunners para el trabajo. Así, los tres abandonan el barco, llevándose a Pyong con ellos, en el momento en que se acerca Lone Star. Tras interrogar a Pyong, lo ejecutan para que no queden testigos. Sin embargo, dos tíos que estaban en las sombras del callejón han tomado una foto de Fukay con la katana, y se acercan a extorsionarlos. Cuando les dicen que lo que quieren es dinero, el samurai desenfunda la ingram e intenta coserlos, pero uno de ellos es más rápido y le apunta con otro arma. Tras dejar las cosas claras, el samurai se ve forzado a darles su dirección para que puedan llamarle para llegar a un trato. Y en casa, los tres recogen sus cosas y, listos para partir, llaman a Muchini para ver cómo queda lo del avión. Una vez arreglado eso, abandonan Seattle camino de Pekín.

17-4: Llegan a Pekín a las cinco de la mañana. La pobreza es extrema, y ellos no se pueden entender con los chinos porque desconocen el idioma. Así que Fukay dibuja un autobús en un papel, y lo va mostrando por ahí para que la gente sepa que pregunta por la estación. Algunos chinos le dan indicaciones, hasta que se les acerca uno que, en inglés, les dice que los llevará a la estación por 50 neoyens, en su coche. Aceptan, pero el guía los lleva a una colina boscosa del centro de Pekín, donde hay unos matones, para atracarles. Sin embargo, los shadowrunners se mueven con rapidez y, antes de que el chofer haga nada, lo logran matar, haciendo que el coche vaya dando tumbos colina abajo hasta chocar lateralmente con un árbol. Se bajan y logran escabullirse de vuelta a la ciudad entre los disparos de los matones. Allí encuentran un hotel con letras en inglés y entran. El dependiente accede a indicarles la posición de la estación si duermen allí.

18-4: Tras dormir, Sepherim les dice que ha encontrado un plano de Pekín en la Matriz, y van a la susodicha. Allí, tras algunos problemillas, logran entrar en el bus correcto y alcanzan al final a Akiro. El pueblecito está tan atrasado que parece medieval. Alquilan una habitación en la posada local, donde un tipo les llama la atención, porque parece otro shadowrunner. Por otro lado, en Seattle, Vórtice llega a la ciudad, y, tras hablar con Nailer este le dice tiene un trabajo en marcha en China y que, si le interesa, al grupo le vendría bien el apoyo extra. Así, esa noche, Vórtice  toma el avión a Pekín.

19-4: Vórtice llega a la capital china y, tras contratar a un traductor, coge el bus a Akiro. Mientras, en el pueblito, Sepherim consigue los planos del castillo mientras Fukay inspecciona el terreno, y Black Gun le cubre. A la hora de la comida, Vórtice alcanza el pueblecito, y, tras hablar con el misterioso hombre de la posada, se entera de que los otros tres están arriba. El traductor termina entonces el contrato, y se vuelve a Pekín. Arriba, y tras las presentaciones y comprobaciones apropiadas, los tres proceden a poner a Vórtice  al tanto de lo que saben. Por la noche, él y Fukay van hasta el castillo para informarse, in situ, del castillo.

20-4: tras dedicar todo el día a una cuidadosa planificación del asalto, por la noche comienzan el ataque. Asaltando las murallas, Black Gun es abatido y los otros dos, tras colocarle una unidad médica, prosiguen el ataque. Finalmente, tras incendiar el piso bajo del edificio central por utilizar granadas, alcanzan la habitación del maletín. Mientras esperan fuera, una sombra surge de un recodo del pasillo y Fukay le dispara, dándose cuenta,  mientras la silueta cae muerta, de que se trataba de un adolescente desarmado. A continuación, tras comprobar el cadáver, deciden volar la entrada a la sala del maletín por si hay guardias. Así lo hacen, y, cuando Fukay se asoma se topa con la sorpresa de que le disparan. Se oculta, y oye unos pasos que se alejan. Al asomarse ve una puerta abierta al fondo, y lanza una granada de concusión al interior para no dañar el maletín. Sonríe al oír el golpe de un cuerpo contra el suelo y se sorprenden cuando comprueban el cadáver y ven que es de un mago. Recogen el maletín y abandonan el edificio entre los disparos de los pocos guardias que quedan. Recogen el cuerpo inconsciente de Black Gun y con él a cuestas llegan al poblado. Allí, tras deliberar un momento, deciden que su única posibilidad de sobrevivir es conseguir un vehículo con rapidez y abandonar el pueblucho. Sin embargo, Sepherim está inconsciente y con él así no se puede consultar el programa de traducción. Así pues, acceden a hablar con el misterioso oriental que tan poco les gusta. Resulta que es un ciberpiloto, y consiguen contratarle por 11.000 pavos para que los lleve a Pekín. La carrera en el Panzer del ciberpiloto es alocada y temeraria, escapando de la persecución de tres helicópteros enemigos. Sin embargo, el chino llama a un compañero y, con su ayuda, logra llevarlos sanos y salvos a la capital, donde cogen un avión de vuelta a Seattle. Mientras tanto, en la ciudad portuaria, Neron consigue la foto en la que Fukay sale matando al jefe del Anillo de Muerte, y así consigue la dirección de su viejo enemigo. Decide no actuar de momento, retirándose a observar.

21-4: Sepherim, durante el vuelo, le pide a Fukay que le deje ver el contenido del maletín por el que han arriesgado la vida, pero el samurái no se lo permite. Una vez en Seattle, y tras llamar a los de DocWagon para que se lleven a Black Gun, los otros tres shadowrunners se citan con el contratante en el lugar donde lo habían conocido.  Sin embargo, de camino a allí, ven que un coche los sigue. Vórtice, con su rifle de francotirador es capaz de eliminar a los ocupantes sin problemas, al liquidar de un disparo al conductor.  Así llegan al local sin más incidentes y, cuando ya lo abandonan por la puerta de atrás, ven como un grupo de hombres, bien equipados y perfectamente entrenados, irrumpe en el local y abren fuego contra la multitud.  Antes de acelerar y perderse en las calles, ven como el jefe de los hombres agarra al contratante del cuello, lo elimina y coge el maletín, mientras sus compañeros eliminan a los últimos civiles.

23-4: Stalker llega a Seattle. Prepara a su piso, conoce a Nailer y se prepara para su nueva vida en la ciudad. Anel llega a la ciudad un poco más tarde y realiza las mismas operaciones en el orden inverso, conociendo al fixer antes que Stalker.

30-4: Doppler y Vindicare llegan a Seattle y se ponen en contacto con Nailer, esperando encontrar un trabajo en un plazo escaso de tiempo.

2-5: Ashgai llega a la ciudad, se pone en contacto con su compañero, los miembros de los yakuza de la zona y, por último, con Nailer.

3-5: a la vista de toda la gente nueva que ha llegado a sus manos, Nailer decide reformar el grupo, poniendo a Black Gun a trabajar con Jet Land.

5-5: Fukay, Vórtice, Sepherim, Stalker, Vindicare, Anel, Ashgai  y Doppler reciben una llamada de Nailer para un nuevo trabajo. Han de encontrar a Heather Lockham, una mujer que ha desaparecido junto con su maletín. Han de reunirse con el marido esa tarde en un callejón. Todos asisten y aceptan el contrato, por 10.000 neoyens, dispuestos a encontrar a la científica de Runciter Biochemicals. Se separan para ir a reunir información, yendo todos menos Sepherim, Fukay y Stalker al callejón donde fue vista la mujer por última vez. Allí, Doppler perfora la entrada a un pub cerrado que estaba delante del banco donde la mujer fue vista, y se topa con trece pandilleros de los Angry War Dogs, que le hacen (junto con Vindicare y Anel) levantar las manos mientras comienzan a interrogarlos. Sin embargo, Ashgai interviene, eliminando a los pandilleros con un conjuro de esfera psíquica. Entonces echan un vistazo a la zona y ven que el banco está cerrado, aunque tiene una cámara que probablemente captase algo. Es entonces cuando llegan Fukay y Stalker, que habían estado buscando información con sus contactos, y se prepara el asalto. Lo primero que hacen es ponerse en contacto con Sepherim y pedirle los planos del lugar, mientras Vórtice sube al tejado del edificio de enfrente para colocarse de francotirador en la azotea. Los planos les llegan al poco y, tras examinarlos un poco, comienza el asalto cuando Doppler vuela la entrada con un par de kilos de explosivo plástico. Luego entran todos tras llenar el lugar con un par de granadas y corren hacia la sala de vigilancia, donde esperan encontrar la cinta de vídeo, pues Sepherim les había dicho que no tenía acceso al sistema de seguridad desde la Matriz. Mientras, Ashgai entró en el banco en forma astral y se topó con tres elementales, controló a dos de ellos, enviándolos a acabar con su compañero mientras volvía a su cuerpo por las heridas que le habían inflingido las llamas de los elementales antes de controlarlos. El primer coche de Lone Star llegó entonces, pero Fukay lo eliminó de una granada. Cogieron la cinta en el momento en que el helicóptero de Lone Star se acercaba, mas Vórtice le eliminó el foco de iluminación de un disparo certero, poco antes de eliminar al artillero que asomaba por la compuerta lateral listo para usar la ametralladora pesada. Fue entonces cuando apareció el furgón de los SWAT, pero no tuvieron ocasión de abandonarlo porque Shaiushe, que volvía a su cuerpo, los eliminó con una tremenda esfera psíquica dejando vivo sólo al mago, que se las tuvo que ver con los dos elementales que el mago le dejó antes de volver a su cuerpo totalmente agotado. El helicóptero enfiló la calle cuando los shadowrunners abandonaban el banco en dirección a sus vehículos en una acción temeraria como poco, y eliminó a Anel con un misil antivehículos cuando ella intentaba huir a bordo de su coche. El resto de los shadowrunners lograron separarse y escapar de la persecución. Llamaron a Sepherim por si conocía un lugar donde reunirse que tuviera vídeo y Fukay, Vórice y Stalker fueron enviados al "Matrix". Ashgai fue a casa a descansar de la fatiga, mas un grupo desconocido lo asaltó en la calle y lo mató. Mientras, Doppler y Vindicare se dedicaban a recoger sus cosas y hablar con sus contactos. Los otros cuatro, mientras tanto,  se reunieron en el bar y el tecnomante los llevó a la parte trasera, desde donde estaban conectados varios de los suyos y había un trídeo con vídeo. La imagen mostraba cómo la mujer se bajaba e iba al cajero, luego la abordaban tres hombres rapados con un símbolo dorado en sus gabardinas negras, y la llevaban a la fuerza hasta la furgoneta en la que habían llegado, mientras uno se llevaba el coche de la mujer. una vez acabada la reproducción del vídeo, le pidieron a Sepherim que buscase al dueño de la matrícula y Fukay se colocó la clavija de acompañante del ciberterminal sin el consentimiento del tecnomante que, una vez que desconectó con la información, lo amenazó si volvía a hacer eso. Luego el grupo se separó para pasar lo poco que quedaba de noche durmiendo y descansando. Al margen de esto, esa noche llega Electric a Seattle y en seguida se reúne con Nailer, que le dice que le va a incluir en un run que tiene en marcha. Así pues, le da el número de Vórtice para que lo llame al día siguiente y quede con él y el resto del grupo y se pueda poner a trabajar.

6-5: Fukay y Vórtice comenzaron a buscar información sobre el extraño simbolito mientras que los demás buscaban información sobre Universal Omnitech y Trinity Company, las corporaciones competidoras de Runciter Biochemicals. El simbolito resultó ser un anhk, antiguo símbolo egipcio de la inmortalidad y la fertilidad. Fue a mediodía cuando Sepherim llamó a Fukay para decirle dónde podía encontrar al dueño de la furgoneta usada en el secuestro. Fukay recibió una información muy valiosa de Risueño, un tecnomante que era su contacto, y que le dio toda la información sobre la vida de la científica así como un poco sobre el proyecto secreto en el que trabajaba (todo por 8.000 nuyen, pues había tenido que organizar un shadowrun en el nodo de la Runciter Biochemicals). Sepherim llamó a Vórtice para decirle lo que aparecía en la información robada la noche anterior sobre el dueño de la furgoneta y este llamó a Fukay y a Stalker, pues a los demás no los encontró o no fue capaz de hablar con ellos. Los tres se personaron en la constructora donde trabajaba el cabeza rapada y, tras un soborno al capataz, consiguieron hablar con él un ratillo. Lo arrinconaron cuando dijo que tenía un problema de alopecia y Sepherim les dijo que eso no era verdad tras comprobar su ficha médica. Sin embargo, antes de que dijese nada, apareció el capataz diciendo que se les había acabado el tiempo, obligándolos a huir con el trabajador sedado. Llamaron a Nailer y le pidieron el número de un inmobiliario de las sombras y el fixer les dio el número de Michael Moorcock. También les dijo que iban a tener un nuevo compañero, llamado Electric, que se reuniría con ellos en el lugar del interrogatorio. Allí también se les unió Doppler (que dijo que lo llamaran Shi) y Vindicare y tras las presentaciones, alquilaron una habitación por 1000 neoyens la hora. El piso en cuestión estaba en uno de los peores barrios de Redmon, sin ser los Yermos. Allí consiguieron hacer  cantar al reo el nombre del tipo que conducía la furgoneta, aunque no le sacaron nada más de interés. Una vez concluido el interrogatorio, Vórtice eliminó al secuestrado partiéndole el cuello antes de que Shi o su hermano lo mutilaran vivo, pues ellos dos y el manitas propusieron descuartizar y quemar al hombre para no dejar ningún tipo de huellas. Sepherim, Fukay y Vórtice, ante tamaña atrocidad para con el cadáver, abandonaron la sala por la puerta después de que el elfo le soltara a sus otros compañeros una larga sarta de insultos.  

7-5: Esa tarde, el grupo se reúne para ir a visitar al otro hombre. Es entonces cuando Nailer les llama para decirles que les va a proporcionar algo de apoyo en forma de un nuevo compañero, llamado Electric. Todos se reúnen antes de entrar en el edificio y se procede a las presentaciones. A continuación, todos menos Sepherim y Vindicare subieron al piso a por el cabeza rapada. Tiraron la puerta abajo y lo encontraron cenando con su familia. Mientras se le acercaban, apareció en la puerta de al lado una viejecita con una escopeta y Shi, en una reacción instintiva, la liquidó de un disparo de escopeta antes de saber si quiera quien era. Debido a eso, al poco escuchan unas sirenas de policía, y Sepherim les llama desde abajo para advertirles de que se acerca un coche patrulla. La mayoría se descuelga a rappel por la fachada del edificio, siendo Stalker el que deja inconsciente al hombre con su guante aturdidor y se lo lleva. Sin embargo, el coche patrulla, al ver descender a tres hombres a rappel y perfectamente equipados, acelera y se las pira a toda velocidad. Mientras tanto, Shi, que había intentado alcanzar la fachada del edificio de enfrente con su pistola lanzagarfios, choca contra una ventana y la destroza, entrando por ella. Allí dio a un piso donde una aterrorizada familia orca le dejó coger lo que quisiera si no les mataba, aunque él no les cogió nada sino que les dejó dinero para arreglar la ventana. Al salir del piso, cantando, oyó una voz que le ordenaba callarse pero, con toda la confianza en si mismo del mundo, siguió. Un troll en pijama con un cañón de asalto Panther le abrió la puerta y le exigió que se callase, dándole tres segundos para pirarse, aunque él los desperdició en pedirle el teléfono y el troll le disparó en una pierna, para que se pirase pero demostrándole así que no todo el mundo quiere más problemas de los estrictamente necesarios (por eso sólo le hirió). El caso es que llevaron al rehén de nuevo a uno de los pisos de Moorcock y allí le interrogaron. Les habló de un Gran Sacerdote, y de los Verdaderos Dioses, aunque no dijo mucho porque sino su alma sería enviada al Averno. Lo noquearon de nuevo y el tecnomante, el manitas, Stalker y el adepto lo llevaron a ver a Aidan Jarmani, un doctor callejero que conocían Stalker y Sepherim. Allí le dijeron que le implantase un rastreador de señales subcutáneo y así lo hizo, por 5.000 neoyenes.  Luego dejaron ir al hombre a su casa. El caso es que, tras un rato deambulando por su casa, con los shadowrunners atentos a cada señal del rastreador, vieron como bajaba y montaba en su furgoneta, conducida por otro de los cabezas rapadas. Los siguieron hasta una fábrica abandonada en los Yermos de Puyallup, en la cual entraron por el techo. Allí se separaron en grupos y no tardaron en darse cuenta de que la sala central era una pirámide, aunque no encontraron manera de entrar en ella más que por la puerta del ascensor del primer piso. Electric cubrió el suelo del piso de la pirámide con explosivos desde el subsuelo de mantenimiento, y luego subieron cinco pisos con la intención de ir abriendo boquetes desde arriba hasta dar con la sala. Sin embargo, tuvieron la suerte de dar con uno de los pisos con balcones y desde allí vieron cómo se desarrollaba todo el ritual egipcio. Vórtice y Sepherim se quedaron en el balcón con los rifles de francotirador, mientras que Electric y Stalker se colocaban sobre el lugar donde estaba el maletín con la suficiente carga explosiva como para abrirse un acceso. En el momento señalado, ambos francotiradores dispararon contra el sacerdote y los que lo rodeaban, mientras que Electric hacía estallar las cargas y derrumbaba el suelo y enviaba una granada contra una de las zonas que se había mantenido en pie. Stalker aprovechó la situación para descolgarse con un gancho, coger el maletín y volver a subir. Con su objetivo cumplido, los shadowrunners subieron a la azotea y desde allí siguieron la ruta que habían trazado hasta sus vehículos, que estaban ocultos en uno de los edificios colindantes. Sin embargo, antes de montar, vieron como llegaba un helicóptero de combate sin insignias del que se descolgaron diez hombres perfectamente equipados que se colaron por la claraboya. Unos diez minutos después, los shadowrunners se habían quedado para ver qué pasaba, vieron subir a los diez hombres acompañados por una elfa y otros tres hombres. Cuando el helicóptero se hubo alejado un poco, el edificio entero saltó hecho añicos, no dejando nada en pie. Montaron en los vehículos y se alejaron. Entregaron el maletín, cobraron y se dispusieron a esperar un nuevo trabajo.

8-5: Sepherim y Vórtice, por separado, son llamados por Nailer para saber qué opinan sobre sus nuevos compañeros y ambos responden desfavorablemente.

(9 al 11)-5: los nuevos compañeros son llamados esos días por Nailer, que se entrevista con ellos por lo mal que han hablado de ellos. Sin embargo, cada uno aduce distintas razones para su comportamiento, y Nailer decide mantener el grupo, al menos un poco más. El día 11, por otro lado, Vórtice habla con Michael Wright, un adepto físico que él conoce, y se une a los Sons of the Fist grupo mágico para comenzar su entrenamiento y su iniciación.

14-5: llega Thera a la ciudad y llama a Nailer lo primero de todo. Luego se aposenta y se prepara para su vida en Seattle.

16-5: al salir de una tienda de comida, Shi y Vindicare son atacados por un nutrido grupo de Tommys. En el tiroteo que tiene lugar a continuación, Vindicare es alcanzado y herido de muerte. Cuando el enemigo huye del hermano superviviente, Shi corre y encuentra a su familiar muerto en la acera. Esto provoca un aluvión de recuerdos de lo ocurrido en Japón, provocando un cambio notable en la personalidad de Shi, antes psicópata y ahora más analítico.