Make your own free website on Tripod.com

La descripción de cómo se produjo el fin del mundo la tomé prestada de la magnífica novela "El Fin de la Infancia", de Arthur C. Clarke. Para aquellos que no la leísteis, o que queráis saber cómo lo adapté, se produjo en un ciclo de siete días (como la creación del mundo) tal que así:

-Día 1: aparentemente no cambia nada en el mundo. La gente se siente algo cansada, eso si. Los sensores que estudian el núcleo del planeta y los volcanes detectan una actividad algo superior a la habitual por todo el globo, pero nada especial.

-Día 2: sigue sin haber cambios notorios, pero la población en general se deja llevar y sumir en la apatía. Mucha gente deja de ir a trabajar y se queda en casa sin hacer nada, o sentados en sus coches, o en el parque... incluso los niños, habitualmente más activos, se sienten sin energías para hacer nada y duermen largas horas.

-Día 3: la apatía alcanza grados extremos, y nadie hace nada por voluntad propia. Aquellos que hacen algo sobre alguien se encuentran con que este no opone ninguna resistencia, sea lo que sea que le hagan. La tectónica mundial alcanza grados nunca antes registrados.

-Día 4: Finalmente, el mundo empieza a ver cómo se abren fisuras en la corteza planetaria por todo el globo. Por esas fisuras, sin embargo, lo único que sale es luz, una luz extremadamente blanca. Al principio es débil, pero a medida que más y más fisuras se abren, la luz va cobrando brillantez y luminosidad. En aquellos lugares donde hubiera cosas o personas, la luz simplemente las desintegra, sin dolor, en un breve instante; si sólo coge parte de una persona, esta se queda allí mismo, dejándose morir desangrada por la parte eliminada.

-Día 5: exactamente a mediodía, las fisuras cubren ya todo el mundo, y la Tierra ha pasado a convertirse en una enorme estrella de luz blanca brillante. No queda vida en el planeta. Sólo sobrevive la Matriz, cuya necesidad de soportes físicos desaparece sola, quedando la arquitectura de la Matriz soportada por esa luz. El Espacio Astral se va volviendo algo pálido, a medida que todas las emociones de la humanidad van desapareciendo hasta la extinción de la raza, momento en el que sólo queda un palidísimo reflejo de lo que era la psique humana.

-Día 6: el Espacio Astral es barrido por una inmensa ola de emociones, como un tsunami, que se inicia en un lugar indeterminado siempre más allá del horizonte. Una vez ha barrido un lugar, este queda completamente a oscuras, sin ningún rastro de emociones. Al mismo tiempo, en la Matriz, las escasas IAs del mundo se adormecen, y comienzan a auto-replicarse de manera peculiar ya que las réplicas son diferentes a los padres, mientras el limitado universo de los Nodos crece y se reconfigura hasta formar un planeta en un universo virtual.

-Día 7: las IAs alcanzan conciencia de si misma, de sus emociones, y de su nueva naturaleza, olvidando el pasado, que permanece tan sólo como breves vestigios de conocimiento universal que se transmitirán como leyendas. Su mundo se puebla de Intelibots Semiautonomos y otra "fauna", de manera que la historia de las IAs  comienza desde la más oscura de las épocas prehistóricas. El Espacio Astral va paulatinamente ganando brillantez, a medida que las nuevas emociones de las IAs se filtran hasta él.

Ha empezado el Primer Mundo. El ciclo se reinicia, una vez más, como siempre ha hecho y como siempre hará. Sin principio. Sin final.