Make your own free website on Tripod.com

El Matrix es un pequeño bar del sur del distrito centro de Seattle. Colocado en una pequeña calleja de dirección única, el edificio no llama la atención entre los cercanos. Un gastado neón azulado que zumba en las noches de humedad es lo que señala la entrada al local, y la puerta de metal está acompañada por dos pequeñas y empañadas ventanas que dan a la calle y que son la única fuente de luz natural del local. Abre durante toda la tarde y gran parte de la noche, aunque está cerrado por las mañanas.

Una vez dentro, la sala es espaciosa y está ocupada mayoritariamente por mesas con sillas. La barra está colocada a la izquierda de la entrada y es larga. Tras ella hay tres largos estantes llenos de botellas de distintos colores y formas. La barra imita madera, aunque en realidad es de aluminio reforzado, y está anclada al suelo. Finalmente, parte de la pared de detrás de la barra se desplaza sobre si misma para dar acceso al cuarto del almacén.

El ambiente del local es muy oscuro desde diciembre del 2056, aunque muy pocos saben la razón, sólo los íntimos del dueño. Las ventanas están tintadas de negro, las luces son muy bajas y siempre iluminan de rebote, las mesas y sillas han sido pintadas de negro... La música solía ser heavy duro, pero ahora suele ser más melancólica, con algo de clásica, jazz o blues.

La zona de mesas está muy oscura, más iluminada por distintas barras de neón de tonos violetas que por la luz que se supone que entra por las ventanas. Las mesas son pequeñas, aunque es fácil unir varias, y sirven para tres personas sin problemas. Al fondo a la derecha de la sala hay dos pequeñas máquinas recreativas antiguas con juegos míticos, más como decoración que para que la gente juegue.

Al fondo de la sala y a la derecha, antes de las máquinas, están los baños. Dos cuartos pequeños y más o menos viejos, aunque limpios normalmente, uno para chicos y otro para chicas. Las pintadas que hay en ellos son hechas por los mismos que charlan en la sala, por lo que todas giran en torno a la Matriz o similares. La luz del cuarto de baño de mujeres parpadea a menudo debido a un problema de humedad de los que viven en el piso de arriba.

Al fondo de la sala, y tras una puerta de metal que reza "sólo personal autorizado" hay una pequeña sala. Sin embargo, la puerta no se puede abrir a menos que alguien lo haga desde detrás de la barra, desatrancándola, con un pequeño botón colocado bajo el fregadero, y la puerta es resistente. La pequeña sala está cubierta de enchufes a la línea telefónica destinados a los que el dueño considera gente de fiar: tecnomantes de habilidad considerable que siempre se encargan de borrar todo rastro de datos hasta el bar. También hay un pequeño trídeo con reproductor, tanto de chips como de simsens. La música no se escucha en esta sala, ni los sonidos de la sala se escuchan en el exterior.

Por último, el cuarto del almacén es también pequeño y está lleno de cajas con más bebidas para reponer las que se han ido gastando. La iluminación también parpadea aquí por la misma razón que en el cuarto de baño de mujeres. Al fondo del cuarto, hay una pequeña puerta que da a un callejón trasero, donde está bastante bien disimulada; esta puerta sólo se puede abrir desde dentro.

Sobre las bebidas, como es lógico, todas llevan nombres de algo relacionado con la Matriz. Así, un Bloody Mary es en realidad un PAI Rastreador. Lo más fuerte que tienen es el Agujero Negro, un cóctel explosivo que la mayoría de estómagos ya ni resisten, y que es receta secreta de la casa.

En cuanto a la gente habitual en el local, primero está Johnny Harris, que es el dueño y barman. Es un tipo callado aunque afable y simpático. Rondando la cincuentena por debajo, el barman se preocupa mucho por su local, así como por la gente que considera importante. Desde diciembre del 56, Harris se ha vuelto más callado de lo que solía, aunque no hosco. Marcus Dumitt es el camarero; solía dedicarse a piratear la Matriz, pero nunca llegó a ser muy bueno y decidió dejarlo antes de pagar por ello. Es moreno y alto, y está casado con Maggie, una morena gordecha y dicharachera que se pasa a veces por el local.

La clientela del Matrix cambió con el cambio de decoración, como es normal. Aunque se mantiene el hecho de que la mayoría son tecnomantes. Habitualmente, siempre había un gran número de adolescentes comentando sus historias y aventuras, y unos pocos veteranos; ahora las proporciones se han invertido. Los adolescentes buscan lugares más marchosos, mientras que los veteranos de la Matriz encuentran que este se ha convertido en un lugar muy bueno para tomar un trago tranquilo o charlar con algún otro miembro del gremio. Player es un orco simpático y agradable que suele visitar el local por las noches; jefe de un equipo de shadowrunners, es un veterano de la Matriz así como de las sombras en general. Walker es otro tecnomante que suele estar también, un humano un poco hosco y borde que suele dedicarse a impresionar a otros tecnomantes con sus conocimientos, o a intentarlo. Suele haber siempre un reducido (en torno a cinco) grupo de adolescentes comentando sus andanzas por la Matriz y cómo son los mejores del mundo en esto o aquello; de vez en cuando, también hay algún adolescente que acabará llegando a tecnomante, o morirá en el intento, que suele sentarse apartado o escuchar a las conversaciones de los tecnomantes de verdad que van por el local.