Make your own free website on Tripod.com

La gente, como es normal, tiene muy distintas opiniones sobre los shadowrunners en general, pero vamos a analizar la, en mi opinión, más extendida. 

El shadowrunner es esa figura oscura y misteriosa que se sienta en la esquina del bar. Su sonrisa ácida es la del que está de vuelta de muchas cosas que ni imaginas, y que lo sabe. Normalmente no lleva armas a la vista, aunque la gente sabe, o cree saber, que lleva alguna, y, aunque no fuera así, son conscientes de que le bastaría con sus manos para acabar con una vida. 

La gente suele sentir miedo ante una figura así. Insólita, misteriosa y peligrosa. Mucho de esto se debe a la leyenda, pero no por eso deja de existir. La gente mira con desconfianza a estos mercenarios, y suele sentarse en las mesas alejadas, intentando que él no se dé cuenta de cuándo ellos lo miran. 

Y cuando se junta un equipo, la ecuación se incrementa proporcionalmente. Si la gente ya es suspicaz ante la presencia de uno, cuánto más si son varios. De hecho, muchas veces, cuando los shadowruners están preparados y esperando un trabajo, la gente suele mostrarse muy cauta con ellos. Se les nota, están confiados, concentrados, así que los parroquianos callan y miran para otro lado. Los bares se silencian mucho cuando un grupo de shadowrunners están sentados a una mesa, callados, con cara de pocos amigos, y mirando con desconfianza alrededor.

Incluso cuando van vestidos como la gente normal, sin cascos ni bolsas sospechosas de deporte, la gente los suele mirar con respeto y un poco de temor. Normalmente no sabrán en esta situación que la persona que miran es un shadowrunner, pero sabrán aún así, que hay algo amenazante en esa persona, su mirada, normalmente. De hecho, todo shadowrunner sabe que ya nunca podrán tener una vida normal y corriente.

Bien, evidentemente, esta sólo es una de muchas posibilidades, y es probable que mucha gente no opine como yo. Evidentemente, este miedo innato es muy similar al que experimentaba cualquier parroquiano de una posada medieval al ver entrar un grupo de mercenarios. 

Es probable, cómo no, que el shadowrunner sea alguien agradable y popular, con un elevado carisma, pero siempre causará ese frío y dañino miedo en la gente normal. Claro que él sabe utilizarlo perfectamente, cuando quiere.