Make your own free website on Tripod.com

El paso del tiempo, como siempre, es algo vital en el mundo de Shadowrun. Con la llegada de un nuevo mes, hay que pagar facturas, las letras del coche, alquileres y demás, y con el cambio de año hay que pagar los permisos de armas, DocWagon y muchos otros objetos y licencias. Así pues, el tiempo es vital para el mundo, por lo que vamos a ver su transcurso.

Bien, como sabéis, Seattle es una ciudad con entre 30 y 50 millones de habitantes, miles de complots y artimañas simultáneas, y problemas a patadas. Terreno más que abonado para shadowrunners. Pero, aún así, ni los mejores de los corredores tienen trabajo a diario, ni mucho menos.

En Seattle hay centenares de grupos listos para actuar en todo momento, y, además, en la mayoría de ocasiones, una Corporación puede encargarse de sus asuntos ella solita. Así pues, los trabajos no abundan para todos los equipos. Lo normal es que se trabaje una vez al mes o, como mucho, dos. Esto justifica el increíble precio que cobran los shadowrunners, además del riesgo que corren sus vidas. Tened en cuenta que 5.000 neoyens equivalen, más o menos, a unas 3.000 euros actuales. Y pagar tanto por un trabajo de unas horas es mucha pasta.

Además, hay que tener en cuenta que la reputación no suele tener que ver con el tiempo que tardan en recibir un trabajo unos shadowrunners, porque, si bien habría más gente que querría contratarles, cuanto más famosos y habilidosos son, más tienen como tarifa, por lo que se los contrata menos por esa razón.

Así pues, yo utilizo en mi campaña la siguiente ecuación, a menos que quiera que pase cierto tiempo concreto por la razón que sea. Bueno, la ecuación es: 2d20 + 1d10 días entre trabajo y trabajo. Ya sé que no son dados de 6 caras como los que se usan en Shadowrun, pero creo que así es como mejor se ajusta, pudiendo dar un periodo muy corto o muy largo, pero cuya media se moverá en torno a los 20-30 días, que es lo que se buscaba.