Make your own free website on Tripod.com

Acto 0, lo ocurrido hasta ahora: 

            Johny Silver era un chico problemático de Auburn, que en seguida se metió en más problemas de los que debía. Sin embargo, fue suficientemente hábil como para salir de muchos de ellos, llamando la atención de Don Carpanelli, un capo de la mafia local. Este entrevistó al muchacho y quedó bastante impresionado por su astucia y rapidez mental. Así, Johny entró en la Familia.

            Han pasado dos años desde entonces, y Johny ha ido ascendiendo rápidamente. Sin embargo, ahora se ha metido en un problema mucho mayor del que podía manejar. Ha robado a Don Carpanelli, y se ha escondido con el botín.

            Ahora, Carpanelli ha encargado a Muchini, su lugarteniente, que lo recupere. El problema es que Johny es un magnífico tirador, así que Carpanelli no está dispuesto a arriesgar a sus propios hombres.

            Johny ha acudido al Anillo de Muerte, un anillo de seoulpa, con los que ya tenía planeado todo. Sin embargo, Pyong, el líder del anillo, lo ha traicionado y lo ha asesinado tras torturarlo para conocer todo lo que sabía sobre Don Carpanelli.

Acto 1, el contrato:

            Los shadowrunners son avisados por el medio apropiado de que alguien importante quiere contratarles, que han de acudir al club High Lights durante esa noche, que los esperan. Evidentemente, también les dan las señas para llegar al club.

            El club es un prostíbulo más de los numerosos que hay en Seattle, sin nada salientable. Si se han informado antes sobre el club, sabrán que es propiedad de Don Carpanelli, un pequeño capo mafioso de Auburn.

            Cuando se presenten al portero, este les indicará una mesa, sentada justo delante de la tarima donde bailan las chicas. Allí hay un hombre de unos treinta años, vestido con ropa más o menos normal, y sin guardaespaldas.

            Se presenta como Muchini, y les indicará que se sienten. Les explicará la situación en los siguientes términos: <<Verán, me han robado una considerable cantidad, y mis hombres no están disponibles en este momento para recuperarla. Su objetivo es Johny Silver, un muchacho de unos dieciocho. Me robó un maletín, no quiero que lo abráis bajo ningún pretexto, y quiero que me lo traigais.>>

            Si le preguntan, responderá a la mayoría de sus preguntas, diciendo que Johny ha desaparecido y no se sabe donde puede estar. No hará nunca referencia a Don Carpanelli. Por último, les dirá que Johny tenía una novia, llamada Cris, que trabaja en la Zapatería Uncle Joe, que está un poco más arriba por la calle.

No se esperan demasiados problemas para localizar a Johny, y luego sólo sería detenerlo, por lo que el pago será de 15.000 $ por cabeza, a la entrega del maletín.

Acto 2, en la zapatería:

            Lo más normal es que los pjs vayan entonces a comprobar su único indicio, la zapatería. Si tienen algún contacto apropiado, y le preguntan por Johny, les dirá que Silver es un habilidoso tirador al servicio de Don Carpanelli; si le preguntan a un contacto policía o similar, les dirá que Johny ha visitado varias veces el penal para menores por alborotos y peleas, nunca por cosas serias.

            Cris, la novia de Johny, es una muchacha joven y vivaz, aunque no especialmente hermosa. Si la observan mientras trabaja, verán que es alegre y jovial. Sin embargo, Cris no sabe dónde está Johny, porque rompieron la noche de su desaparición, pero le dijo un nombre, Queen Mary. Este es un barco atracado en el puerto a nombre de Pyong-See-Hunch, jefe de uno de los Anillos de Seoulpa más fuertes del sur de los muelles de Seattle.

            Podrán reunir mucha información de él de sus contactos. Es un hombre sangriento y sin escrúpulos, en estado de buscado por Lone Star. Su grupo, el Anillo de la Muerte, es famoso por las matanzas que organiza entre los que se niegan a pagarle, y está integrado, mayoritariamente, por chinos y taiwaneses. También les dirán el muelle en el que está atracado el Queen Mary­, la base operativa del anillo.

Acto 3, en el Queen Mary:

            El barco es un gran carguero, un poco oxidado y no demasiado cuidado. Tiene tres pisos, contando la cubierta, y se accede a él por un puentecillo de madera que desciende hasta el muelle.

            Ahora pueden intentar dos cosas, por un lado, asaltar el barco, y, por otro, entrar diplomáticamente. Esta última vía es difícil porque Pyong es un hombre al que no le gusta hablar, pero no es imposible, y menos si tienen los contactos apropiados.

            Si asaltan el barco, está protegido por una veintena de matones, de todos los niveles y con equipamiento muy diverso, patrullando por un y otro lado. En la cubierta hay diez hombres, en concreto, y dos de ellos vigilan la escalerilla. Por el interior está por los pasillos. También hay otra decena de matones realizando otras tareas y durmiendo, que no tienen un armamento a mano demasiado fuerte. Hay que salientar que tiene que ser un asalto difícil, no imposible. Los vigilantes no deben ir en grupos de más de dos hombres, y los pasillos del barco son estrechos, y es difícil esquivar en ellos (no puede usar la reserva de combate para resistir).

            Encontrarán a Pyong en el piso inferior, en una pequeña sala detrás de las bodegas. Hay con él un trío de matones, y su lugarteniente Ryu Fulag, un adepto físico de segundo grado de iniciado, y un buen problema. Pyong en si no es demasiado buen luchador, e intentará huir o negociar si han acabado con sus acompañantes. En la pequeña sala también está, colgado de una pared, Johny, que ya ha perdido la vida por las torturas que ha sufrido.

            Sin embargo, el maletín no está por ningún lado. Si han dejado a Pyong con vida, esté dirá que lo ha enviado a china, a su jefe el señor Akiro Massamura (ya se que suena más japonés que chino, pero no se me ocurre un nombre mejor) en un avión que sale a las tres.

            Si ha pasado ya esa hora, tendrán que viajar a china, que está sumida en el caos, a recuperar el maletín. Si no, deberán acudir al aeropuerto a toda velocidad.

            Sin embargo, es una noche de mucho tráfico, y, a menos que hayan hecho todo lo del barco temprano o a toda velocidad, no llegaran a tiempo al aeropuerto. Esto depende de si les quieres complicar la vida más o no. De todas formas, el maletín lo llevan dos trolls muy bestias, que deben ser capaces de poner en apuros a todo el grupo.

            Si recuperan el maletín, sáltate el próximo acto, sino...

  Acto 4, en China:

            El señor Akir es un conocido mafioso del sureste de Pekín, donde tiene una casa de campo donde vivir. Don Carpanelli, por medio de su ayudante, accederá finalmente a pagarles el transporte, y también accederá a pagarles 30.000 $ más por las dificultades incrementadas del trabajo.

            Una vez en el aeropuerto de Pekín, las cosas empiezan a ir mal. Deberán intentar atracarles y asaltarles en varias ocasiones, y verán que reina bastante caos en la capital china. Deberán pasar la noche en un hotel de la ciudad, donde intentarán asesinar a uno al azar para robarle.

Finalmente, cuando llegue la mañana, encontrarán que el único transporte hasta la zona de la villa de Akiro es un bus que sale a las dos de la tarde. En el bus irán campesinos así como todo tipo de desechos sociales, pero no les ocasionarán demasiados problemas.

La villa del mafioso es un castillo medieval con muralla y todo, localizado en una colinita que domina el pueblecito de Lompín. En este pueblecito estará todo en calma. En caso de que alguno sepa chino, verán que todos se niegan a hablar sobre el Señor de la Colina, así como de mirar en esa dirección, con evidente miedo.

La estampa ha de ser totalmente medieval, con los arrozales, la gente trabajándolos tal como la edad media hacían, el castillo (no demasiado grande tampoco), etc. Tiene que dar la sensación de que, en cualquier momento podrían salir jinetes con espadas del castillo.

Si han dejado con vida a Pyong, este habrá advertido a su jefe, y esté intentará matarlos en un par de ocasiones, simulando que son ataques de ladrones, para que los pjs no sepan que está sobre aviso. También aumentará las guardias.

La única posibilidad de recuperar el maletín es asaltando el castillo, lo que debería ser extremadamente difícil. Hay guardias por las almenas, y los más modernos sistemas de seguridad en puertas y ventanas. Sin embargo, no debe ser imposible. Si se han documentado sobre castillos chinos, dispondrán de planos bastante acertados sobre la distribución de este, pues es bastante estándar y previsible. Una buena planificación y puesta en marcha del plan debería ser suficiente para completar el asalto, aunque no les vendría mal algo de ayuda. En la taberna del pueblucho hay un guerrero que está de paso. Se llama Tai, y se negará a hablar de si mismo. En realidad es un espía de otro mafioso chino, que está observando el lugar para un futuro ataque de sus compañeros. Si le dicen lo que van a hacer accederá a ayudarles por 10.000 $ ya asaltará el castillo con ellos, esperando así mejorar su posición dentro de su organización.

Ya durante el asalto, Tai demostrará ser muy bueno, aunque hay que intentar que muera, para así dar más problemas al grupo, que, de paso, se ahorrará el dinero. El jefe no estará en el edificio, y con él parte de su guardia, pero el maletín si. Está en su despacho, colocado allí por su lugarteniente, Chin, a la espera de su llegada. Chin está en el despacho él mismo, que es un mago hermético, así como dos guardias armados, y, si puede ser, Tai debería morir en este combate. Recuerda, durante todo el asalto, que las casas chinas tienen estas paredes que parecen de papel, con los problemas qu eso puede ocasionar al grupo.

  Acto 5, con el maletín:

            Ahora pueden estar bien en el aeropuerto, bien en China. Sin embargo, no deben encontrar especiales problemas (atracos y asaltos sin demasiada importancia en Pekín y poco más) para volver a Seattle.

            S miran en el maletín, encontrarán un listado de las actividades delictivas de Don Carpanelli, junto con pruebas incriminatorias, y bastante dinero en un credistick con el mayor nivel de seguridad. En el listado aparece un tal Tiger como el suministrador de Don Carpanelli. Como viene en la hoja de habitantes, Tiger es un agente de El Espejo, que vende drogas, entre otros, a Don Carpanelli. Esta es la primera vez que aparece El Espejo en la campaña. El grupo no es probable que le den importancia a Tiger, desconocedores de todo, pero es un nombre que debería aparecer a menudo en la campaña, hasta que acaben mosqueados con él y comiencen a investigar,...

Pero volvamos a la aventura. Una vez de camino al High Lights, serán bloqueados en un callejón por un grupo de atacantes. El tiroteo debe ser frenético y muy duro, y, finalmente, el enemigo huirá. Si queda algún cadáver, verán que es uno de los agentes de cualquier grupo o corporación que persiga a alguno de los pjs. En realidad son agentes de El Espejo, que, subestimando al grupo, no han preparado todo lo bien que debían la emboscada. Tiger los envía, tras enterarse de que Don Carpanelli le mencionaba en uno de sus papeles, cosa que le había prohibido. Tiger en si no participará en el asalto, y los pjs no deben encontrar ninguna referencia al Espejo, pero es posible que, si investigan mucho, descubran algún error en la fachada aparente de los atacantes. Identificación sin algún sello, la falta de identificación o lo que sea, ero han de buscar en busca de algo especial, no vale el mítico “los reviso a ver qué llevan.”.

Así pues, finalmente llegarán al High Lights. Una vez allí, los matones ed la entrada les indicarán un callejón lateral. Allí les esperará Muchini, que comprobará si se ha abierto el maletín. Si es así, lo sabrá, porque dejó un pelo en uno de los seguros, y ahora no está. Se tendrán que inventar alguna excusa. La mejor, probablemente, sería que lo abrió Pyong o su jefe.

Una vez solucionado eso, Muchini les pagará, y se volverá al interior del edificio. Ellos ya no encontraran más problemas, y se les podrá entregar el karma correspondiente, que dependerá de cada master.

  Acto 6, epílogo:

            Poco después de que abandonen el High Lights, los hombres de Tiger, un veterano grupo de shadowrunners, entrarán en el establecimiento. Incluso se puede hacer que sea simultáneo a la entrega, pero ya no me meto en eso. El caso es que eliminarán a los trolls sin problemas y después a Muchini. Sólo, Don Carpanelli no podrá hacer nada por evitar que terminen con su vida y quemen el club. Esto aparecerá en los periódicos como un ajuste de cuentas de otro mafioso, y no se le dará más importancia.

            Sin embargo, en algún lugar de Seattle, el grupo de pjs es probable que sepan que esto no es así. Lo que hagan con ese conocimiento es demasiado variado como para entrar en detalles.

Decidan lo que decidan, Tiger estará bastante cabreado. Ahora hay un grupo de cabos sueltos en algún lugar de Seattle. No sabe a quien busca, pero no por ello se dará por vencido, y comenzará a buscar a los pjs, dando lugar a uno de los archienemigos que todo grupo de jugadores debe tener. De todas formas, los encuentre o no, nunca intervendrá directamente, enviara bien agentes del Espejo camuflados, bien shadowrunners, y evitará cualquier aparición del Espejo en papeles y demás.

También entrará en acción Werewolf, compañero de Tiger, y encargado de evitar los cables sueltos del Espejo. Werewolf será, en principio, el encargado de localizar a los pjs, por los medios que sean. Luego informará a Tiger, su superior, y juntos decidirán el plan de acción.